¿Qué es el Masaje para Bebés (Shantala)?

El Masaje para Bebés es una técnica de antigua tradición que permite a los padres comunicarse física y emocionalmente con sus bebés. Aprovecha la natural tendencia de acariciar y mimar para ayudarlos en la relajación y en el alivio de diferentes dolencias. El Masaje para Bebés no es igual a una caricia, requiere de una presión firme pero suave a la vez. Mediante el tacto y elongaciones en el cuerpo del bebé, se van recorriendo los pies y piernas, la espalda, el pecho, la panza, los brazos y la cara del bebé.

Masajear involucra no sólo el sentido del tacto sino también la audición, la mirada y la palabra. El masaje es un ida y vuelta. No es un masaje para el niño, sino con el niño. Es un momento especial e íntimo en la construcción del vínculo con tu bebé.

Cada contacto es, para el bebé, una expresión de que los padres están conectados con él. A su vez los padres aprenden a observar e interpretar cómo reacciona el bebé al contacto. Aprenden acerca de los ritmos naturales del niño, sobre lo que les agrada y desagrada. El Masaje para Bebés facilita la tarea de comprenderlos y propicia una relación positiva entre ambos. Cuando los padres disfrutan observando, reconociendo las reacciones de sus hijos y responden a ellas, el bebé reacciona favorablemente. Desde ese momento todo es mutuo: el contacto, las miradas, los sentimientos…

El Masaje para bebés es una técnica agradable y placentera que puede convertirse en una herramienta sólida, simple y lúdica que le devuelva al bebé ese ritmo que le da serenidad y seguridad ayudándolo a transitar de la manera más suave posible el pasaje de la vida intrauterina a la vida fuera del seno materno.

Es un momento especial e íntimo en la construcción del vínculo con tu bebé. Una actividad sumamente placentera que brinda un espacio de juego compartido cuyo fin último es enriquecer el vínculo. Es una herramienta simple que está al alcance de las manos.

El Masaje para Bebés favorece:

  • La disminución de los dolores causados por cólicos.
  • La relajación y conciliación del sueño.
  • La disminución de conductas de irritabilidad y llanto.
  • El aumento de peso al mejorar la digestión y absorción de alimentos…
  • El desarrollo biopsicosocial del niño al promover seguridad y confianza en etapas tempranas de la paternidad.

No tenemos memoria consciente de los primeros meses de vida, pero las experiencias sensoriales que tienen lugar en este período tienen efecto a largo plazo…

…hay caricias que llegan y quedan para siempre…

¿Por qué es importante el masaje para tu bebé?

Las primeras experiencias sensoriales que recibe el bebé en la vida intrauterina son rítmicas (latidos del corazón de la madre, los movimientos respiratorios, estimulación táctil por el contacto con el vientre materno…) Cuando el niño nace todos los rítmos pierden el compás generando una sensación de desorden que lo angustia.

El bebé nace en un estado de indefensión que lo ubica en una posición de extrema dependencia con el adulto, especialmente con su madre. Día a día experimenta sensaciones y situaciones que le son desconocidas y le producen inestabilidad física y emocional. Para poder crecer de manera saludable, no sólo necesita que se cubran sus necesidades primarias como alimento, higiene, abrigo, etc. Está clínicamente demostrado que un contacto afectivo saludable durante los primeros años de vida, tiene un importante efecto positivo sobre su desarrollo.

El desarrollo del sistema visual, táctil y el ínter juego de la mirada son importantísimas modalidades perceptuales, conductuales, cognitivas y emocionales, desde las que el bebé recibe alimento del ambiente y sobre cuya base construye su propio esquema y el del resto del mundo.

El Masaje para Bebés es un momento especial e íntimo en la construcción del vínculo con tu bebé, es algo que sin duda disfrutarán!!!!

Beneficios del Masaje para Bebés

 1)    Nivel biológico y fisiológico. Estimula todas las funciones del organismo que el bebé tiene aún inmaduras (Sist. digestivo, respiratorio, circulatorio…) favoreciendo:

  • la circulación sanguínea y la termorregulación
  • la relajación y tonificación de la musculatura
  •  la disminución del dolor y el estrés
  • las defensas del organismo
  •  el sueño
  •  el  alivio de las incomodidades producidas por cólicos, estreñimiento, gases, evitando la ingestión de medicamentos o supositorios.
  • el aumento de peso al  mejorar la digestión y absorción de alimentos
  • la disminución de las conductas de irritabilidad y llanto

2)    Nivel emocional y sensorial

  • Enriquece y afianza el vínculo entre padres e hijos
  • Permite conocer con mayor profundidad a su bebé
  • El bebé se siente contenido
  • Favorece la seguridad y confianza en aquellos padres que tienen dificultades en etapas tempranas de la paternidad. Permite un acercamiento mayor del padre al sentirse también protagonista de este vínculo
  • Aumenta la conciencia de las partes del cuerpo
  • Reduce la hipersensibilidad al tacto
  • Influye en la capacidad de socialización posterior, la posibilidad de confiar en los demás y en el desarrollo de su personalidad

El masaje no solo estimula los sistemas vitales del organismo sino que provee a la mamá y al papá de un modo de comunicación que trasciende la palabra. La posibilidad de desarrollar un contacto precoz íntimo y altamente emotivo con su hijo favorece la interacción, pero fundamentalmente y más aun en el caso de bebés prematuros o padres primerizos, estimula la confianza de los padres en el niño, al no verlo ya tan frágil y la confianza en sí mismos para cuidarlo.

Origen del Masaje Infantil

El Masaje Infantil, originario de oriente especialmente India y China, se transmite de generación en generación como parte de los cuidados básicos de crianza. Actualmente ha sido rescatado en el mundo occidental debido a sus innumerables beneficios físicos, emocionales y sociales. Cada vez son más los centros de recién nacidos que utilizan el masaje infantil como parte de su programa de Atención Temprana.
La Asociación Internacional de Instructores de Masaje Infantil (AIMI) a la que pertenezco fue fundada por Vimala Mc. Clure en 1981. Su técnica se nutre de tres fuentes principales: la tradición hindú, la metodología sueca y la técnica de reflexología