Papillas. Qué hay de malo con ellas?

Nada de malo! Simplemente NO SON NECESARIAS.

Por que los bebes comen papillas??
  Hace más de 80 años la lactancia materna cayó en popularidad,  y se empezó a alimentar a los bebes con leche de vaca. Las necesidades nutricionales de un ternero son muy diferentes a las de la cría humana, por lo que a pesar de diluir la leche y agregarle azúcar y aceite (“formula”) empezaron a aparecer enfermedades por carencias nutricionales, como escorbuto, raquitismo, anemia.  Por este motivo se empezó a introducir alimentos en bebes muy chiquitos, de 2, 3 meses. La única manera que un bebe que casi ni sostiene la cabeza trague alimentos es procesándolos y haciéndolos casi líquidos.

Con el correr de los años la “formula” se mejoró, la industria farmacéutica se ocupo de “maternizar” la leche de vaca, añadirle vitaminas, minerales, probioticos, etc. por lo que no fue necesario seguir comenzando la alimentación complementaria de manera tan temprana.  Por que entonces los profesionales de la salud seguimos recomendando iniciar la alimentación complementaria con papillas?  A los 6 meses un bebe sano es capaz de agarrar objetos y llevarlos a la boca, por lo tanto puede por si mismo agarrar un trozo de comida y conocerlo, descubrirlo y  saborearlo con su boca.

Mientras muchos bebes que son alimentados de esta manera disfrutaran la comida en el futuro, dar de comer con cuchara y papillas puede traer problemas en la vida adulta. En parte por la consistencia de las papillas, pero sobre todo por el control que tiene el bebe sobre lo que come.

*No requiere esfuerzo. La consistencia de las papillas hace que sean fáciles de chupar de la cuchara, no es necesario masticar. Si un bebe no tiene la oportunidad de experimentar con comida que necesita ser masticada cerca de los 6 meses las habilidades masticatorias pueden retrasarse. Bebes que no toman contacto con piezas de comida antes del año  puede que no aprendan a lidiar con grumos, y quieran comer papillas por mucho tiempo (OPORTUNIDAD PERDIDA)  Aprender a masticar es importante por muchas razones, incluyendo el desarrollo del habla y la buena digestión de la comida. En esta segunda mitad del primer año de vida del niñ@  todo es curiosidad. Descubrir un alimento (o un objeto), lograr alcanzarlo, llevarlo a la boca, degustarlo, conocerlo, no solo resulta un maravilloso desafío, sino una fuente extraordinaria de conocimiento.  Acompañar este aprendizaje  implica respetar sus tiempos y confiar en nuestro bebe.

*Riesgo de atragantamiento igual o mayor que con trozos.  El mayor riesgo para que una persona (sea bebe o adulta) se atragante e incluso ahogue, radica en que OTRA persona este manipulando los utensilios, y la comida. Solo basta recordar cuando alguien nos intenta dar agua en un vaso, sin que nosotros intervengamos, como solemos atorarnos. Muchos bebes se atragantan con papillas cuando estas son introducidas, ya que al succionarlas de la cuchara al fondo de la garganta gatillan el reflejo  del vomito. Es mas difícil para el bebe aprender a evitar atragantarse cuando es alimentado con papillas que cuando el manipula sus propios trozos de comida. Tener el control sobre lo que comen les permite probar nuevos sabores y texturas en la parte de delante de la lengua, y si no les gusta, escupirlo fácilmente. Esto se complicaría con las papillas, que, como ya mencionamos,  son succionadas directamente al fondo de la boca.

*Autonomía. Autorregulación. Ser alimentado por otra persona implica que el bebe no tiene el control de cuanto come, ni cuan rápido lo hace. Habitualmente comen rápido y asi es mas fácil comer mas de lo que necesitan. Cuando esto sucede persistentemente interfiere con la habilidad de sensar cuando uno esta lleno, lo que puede traer problemas de sobrepeso en el futuro.

*Comida para descubrir. Leche para nutrir. La leche (materna o de formula) es la principal fuente de nutrientes para los bebes menores de 1 año.  Si un bebe es alimentado con papillas corre riesgo de ser alimentado de mas, con lo que perderá el apetito por la leche. Como resultado puede recibir menos nutrientes de los que necesita.

* Los niños aprenden jugando. Ser alimentado por otra persona no es tan divertido como comer solo. Intentando agarrar un pedazo de comida el bebe se divierte, y aprende. Permitiéndoles hacer esto no solo hace mas agradable el proceso sino que también hace que los bebes sean mas confiados con la comida.

Por supuesto que los bebes pueden comer purés, sopas, cremas, etc.  El problema surge cuando es lo único que comen!

El inicio de la alimentación complementaria puede tornarse realmente tedioso si se confunde el foco. El objetivo de empezar debe centrarse en DESCUBRIR, EXPLORAR, CONOCER, DISFRUTAR los alimentos tal cual son y mantener la lactancia o tomas de leche maternizada como se venía haciendo. La nutrición de nuestros hijos ha venido siendo A DEMANDA los primeros 6 meses de vida. No existe razón para creer que debe dejar de serlo los próximos 6 (ni nunca). Confiemos y respetemos SU DEMANDA.

Queremos enseñarles a comer? No nos preocupemos. Ellos solos lo irán descubriendo. Somos los adultos los que nos debemos animar a acompañarlos.

 

Karina Eilenberg
Mamá de Luana. Médica graduada de la UBA. Especialista en Pediatría
Primer Programa Argentino de Formación en Primera Infancia y Crianza (Fundación Buenos Aires)
Escuela de capacitación profesional de Laura Gutman.

Sabrina Gatti Wosner
Mamá de Olivia. Médica graduada de la UBA. Especialista en Medicina General y Familiar
Posgrado universitario de Medicina Ayurveda y Posgrado de perfeccionamiento en Medicina Ayurveda (Fundacion de salud PREMA, certificados por la UBA)
Posgrado a distancia en Fitomedicina (Dr Jorge Alonso. Asociacion Argentina de Fitomedicina).

Para poder conocer más sobre su formación y su propuesta pueden ingresar a http://www.olilutalleres.blogspot.com.ar/