Las desventajas de hacer sentar a los bebés

Habrá quien considere un suicidio social el hecho de sugerir aspectos negativos de una práctica que probablemente el 90 por ciento de los padres elige con sus bebés. ¿En verdad vale la pena arriesgarse?
Después de luchar con esta idea, ganó mi pasión por el desarrollo motor grueso natural. Por eso, sinceramente espero que lea este artículo con la mente abierta (o se detenga aquí y pase a otro artículo).
Mi esposo y yo sentamos a nuestra primera bebé sin pensarlo dos veces; la apoyábamos contra el respaldo del sillón cuando solo tenía unas semanas de vida para sacarle fotos en su fabuloso atuendo nuevo. Cuando miro esas fotos ahora me doy cuenta de que esa postura no la favorecía; parece desplomada y congelada: ni cómoda ni alegre. En una de las fotos, que es particularmente indecorosa, tiene puesto un mono naranja chillón, al estilo bufón, con un sombrero que le hace juego, regalo de un amigo ocurrente (sin hijos). El ceño fruncido de nuestra recién nacida deja en claro que a ella no le pareció gracioso.

Para cuando nuestra bebé tenía cuatro meses, yo ya asistía a clases de RIE, donde se me alentaba a que le diera mucho tiempo para moverse libremente y le permitiera rodar de boca arriba a boca abajo, pivotar, arrastrarse y finalmente descubrir cómo sentarse por su cuenta.
Nunca olvidaré la primera vez que logró sentarse sola. Había estado meciéndose sobre las rodillas, volviendo luego a ponerse de costado y casi lográndolo durante varios días. Luego, una mañana, estaba jugando en el piso de una habitación minúscula en un hotel de París y de repente apareció sentada frente a un armario, sorprendida de encontrar una imagen de sí misma en el espejo.
El esplendor de los logros como estos, que son “propiedad del bebé”, es una de las razones por las cuales recomiendo dar al pequeño oportunidad de aprender a sentarse por su cuenta y no acomodarlo o apoyarlo contra algo. A continuación se describen otras razones:

  1. El desarrollo motor grueso natural: Muchas de las ideas que enseñaba Magda Gerber estaban basadas en la investigación y el trabajo clínico de la renombrada pediatra húngara Emmi Pikler (1902-1984), quien era amiga y mentora de Magda. Una de las contribuciones revolucionarias de la Dra. Pikler al cuidado infantil surgió a partir de su marcado interés en la fisiología del desarrollo motor no restringido, asistido o enseñado. Tras sus muchos años de investigación, observación y experiencia, Pikler concluyó que cuando se permite que el desarrollo infantil ocurra de manera natural y sin interferencia no solo existen beneficios físicos tales como la gracia y la facilidad de movimiento, sino también beneficios psicológicos y cognitivos.
    “El proceso de aprendizaje jugará un papel principal en toda la etapa de madurez del ser humano. Con este tipo de desarrollo, el bebé descubre su capacidad de hacer algo de manera independiente a través del esfuerzo paciente y persistente. Cuando durante el desarrollo motor aprende a darse vuelta y ponerse boca abajo, rodar, arrastrarse, sentarse, pararse y caminar, no solo está aprendiendo esos movimientos sino también ‘cómo aprender’. Aprende a hacer algo solo, interesarse en las cosas, probar, experimentar, superar dificultades. Llega a conocer el placer y la satisfacción que surgen del éxito, que fue resultado de su paciencia y persistencia”.
    – Dra. Emmi Pikler, Peaceful Babies – Contented Mothers (Bebés tranquilos, madres contentas)
  2. La restricción del movimiento: Sentar a los bebés antes de tiempo no les permite rodar, girar, arrastrarse o hacer demasiado de ninguna otra cosa. Cuando se coloca a un bebé en esta posición antes de que logre hacerlo de manera independiente, por lo general no puede dejar la posición de sentado sin caerse, lo cual no fomenta el sentido de seguridad o confianza física. Los bebés que he observado jugar en esta posición parecen estar sujetados al suelo, inmóviles de la cintura para abajo.
    Mientras que los bebés recostados de espalda mueven sus extremidades libremente, ruedan de boca arriba a boca abajo, y empiezan a pivotar, arrastrarse o reptar, los bebés a quienes se ha sentado solo pueden inclinarse para alcanzar objetos que les llamen la atención. Si un juguete se le cae a donde no llega, el bebé sentado tiene que depender de un adulto para que se lo alcance. Por supuesto, los bebés tienen una capacidad de adaptación fenomenal. He visto cómo bebés a quienes se coloca habitualmente en esta posición aprenden a girar en círculo y por último se movilizan desplazándose lateralmente sobre la cola.
  3. Los hábitos: A los bebés les gusta seguir haciendo lo que conocen (y los hábitos que les creamos pueden fácilmente transformarse en sus “necesidades”). Cuando sentamos al bebé, generalmente empieza a esperar y querer eso. En cambio, si no lo sentamos no deseará esa posición.Si los padres quisieran retroceder e intentar romper el hábito de estar sentado, es probable que haya un período de ajuste y algunas quejas por parte del bebé, a quien se deberá alentar a disfrutar estar recostado de espalda de a poco. Desde esta posición, el desarrollo motor puede progresar de manera natural.
    “Dar a los bebés, aun aquellos con retrasos del desarrollo, la libertad de moverse conforme a sus impulsos innatos puede parecer radical, pero es esencial para que lleguen a ser personas con una autoestima inquebrantable”.
    – Ruth Anne Hammond, Respecting Babies
    (El respeto a los bebés)
  4. El retraso con respecto a los indicadores de desarrollo motor o salteo de algunos hitos: Cuando los padres me escriben preocupados de que sus hijos no han alcanzado hitos como rodar o gatear, a menudo resulta que han estado restringiendo el movimiento en asientitos para bebés, saltarines o centros de actividades, o sentando al bebé. No se puede esperar que el bebé adquiera habilidades de desarrollo motor sin el tiempo y la libertad para hacerlo. Si se lo sienta y no puede moverse, el bebé a veces incluso saltea otros hitos importantes, como rodar, arrastrarse y gatear.
    “Yo creo en brindar al bebé un espacio seguro en el que pueda jugar, así como en permitirle moverse con libertad y desarrollarse solo, sin ayuda. Evite apoyarlo contra algo en posición de sentado o ayudarlo a rodar. Él tiene un deseo innato de pasar por estas secuencias de desarrollo y posee el conocimiento de cómo hacerlo de una manera que es ‘correcta’ para él. El bebé hace esto a su propio ritmo y le da placer hacerlo”. – Magda Gerber
  5. El juego independiente: Sentar al bebé es un obstáculo importante para el juego independiente. Dado que el sentarse antes de estar listo constituye una posición estática, dependiente, el bebé no tiende a disfrutar estar así durante mucho tiempo (y esto es presuponiendo que no se caiga).
  6. La flexibilidad, la postura y la forma: Irene Lyon, investigadora científica del cuerpo humano y terapeuta del Método Feldenkrais, ofrece esta perspectiva:
    “Piense en lo difícil que es para la mayoría de los adultos sentarse en el piso con la pelvis totalmente debajo de ellos. Cada vez más gente se está dando cuenta de esto a medida que la meditación en posición sentada se pone más de moda, al igual que el yoga hizo que la gente se diera cuenta de lo cortos que eran sus isquiotibiales. Pero si le da a un niño la posibilidad de sentarse por su cuenta, eso significa que habrá hecho funcionar su cuerpo de la mejor manera posible para él a través de su propio descubrimiento y movimiento; y, por supuesto, habrá aprendido cómo formar curvas en la columna vertebral y las caderas, cómo encontrar la flexibilidad en las articulaciones del tobillo y la rodilla. Cuando se les da la oportunidad de hacerlo solos, es un proceso gradual y orgánico en el que la forma se adapta a la funcionalidad”.Si desea ver un ejemplo perfecto de una bebé arreglándoselas sola, le aconsejo vivamente mirar “Baby Liv”, un video de Irene, de tres minutos, que encontrará en YouTube.
  7. La pérdida de las posturas de transición: Un ejemplo de una postura de transición es la de “reclinarse sobre un lado” (a la que denomino con cariño “la posición masculina de póster”), que generalmente conduce a la posición de sentado. Hay muchas otras posturas que ocurren entre los hitos más llamativos, como rodar, arrastrarse y sentarse. Algunas son variaciones únicas de un niño en particular, y si creemos en la sabiduría del cuerpo (como en mi caso), cada una de estas cumple un valioso propósito de desarrollo. Siempre recuerdo a los padres que saquen fotos, ya que la mayoría son encantadoras y duran poco.
  8. ¿Cuál es el apuro? Los bebés construyen su autoestima cuando se confía en ellos, cuando se los acepta y valora por lo que pueden (y eligen) hacer. Ellos lograrán todo a su propio ritmo.
    “He hecho la siguiente pregunta a los padres: ‘¿Usted qué edad tenía cuando aprendió a sentarse?’. Hasta ahora nadie lo ha recordado. ¿Qué ventaja tiene empezar a sentarse precozmente? ¿Por qué hay tanta gente aferrada a conceptos tales como ‘lo antes posible, mejor’? Dado que nuestra vida se está alargando, ¿por qué no disminuimos el ritmo? ¿Por qué razón casi ni se mencionan conceptos como el de estar listo y la motivación?” – Magda Gerber

10 juegos para cambiar la rutina en casa

10 juegos para cambiar la rutina en casa

Actividades para niños en casa.

¿Y ahora qué inventamos? Si ya no se te ocurre qué proponerles para cambiar la rutina del hogar, ideas con elementos sencillos en las que lo que se pone en juego es el tiempo dedicado a ellos. Por eso aquí van estas actividades para niños en casa.

Te compartimos esta nota que hicimos para la sección EntreMujeres del Diario Clarín pensada para las familias con bebés pequeños en tiempos de #cuarentena.
Link a la nota completa.

Si ya no se te ocurre qué proponerles para cambiar la rutina del hogar, la licenciada en psicomotricidad y educadora de masaje infantil Laura Uchitel, creadora y coordinadora del Espacio Ludilau, comparte una decena de ideas con elementos sencillos en las que lo que más se pone en juego es el tiempo dedicado, es decir, la atención plena en ellos, sin pispear el celular (¡salvo para sacar alguna foto!).

Por qué te lo recomendamos: Porque son actividades para niños en casa que ponen en juego la creatividad, la expresividad, la exploración, la sociabilización y la recreación a través del juego, el arte, la música, la literatura, los masajes, los mimos y la alegría. Actividades placenteras que abren un espacio de juego compartido para enriquecer el vínculo.

Preparar el espacio

A todos nos gusta tener tener nuestro espacio y que sea confortable para trabajar, relajar, leer o simplemente estar. A los bebés también y eso depende de nosotros, al igual que sus rutinas y rituales. Por eso recomendamos destinar un espacio y tiempo totalmente dedicados a los momentos que queremos compartir y disfrutar con ellos; puede ser un rinconcito, la habitación del niño u otro espacio.

Preparar los elementos con los niños puede ser caótico y le quita el factor sorpresa. La clave es preparar antes el espacio, para que sorprenda, y para eso el escenario lúdico tiene que estar listo para zambullirse en él, sea cual sea.

Doctor

Otro juego simbólico de alta participación. Si no hay un set de doctor, unas vendas, algodón, jeringas (sin aguja obviamente) y unos apósitos están más que bien. Despertar el interés por el otro así como lo hace una madre cuando su bebé se cae invita a entrar en esa interacción de cuidado y empatía. Puede haber una sala de espera armada previamente con algunos pacientes (animales, bebés, adultos, hermanos): algunos vendados, otros dormidos, otros llorando… ¡La vida misma!

Enriquece el juego dramático y simbólico a través de diferentes representaciones.

A todo lo que de madre hay en el mundo

A los gestos maternales,
a la sabiduría materna;
al pensamiento de madre,
al instinto maternal,
a la madre naturaleza,
a las madres de algo,
a las madres de uno,
a las madres de muchos,
a las madres de todos,
a todas las madres:
feliz día, felices días.

A las madres del corazón,
a las Madres del Dolor,
a las Madres de Plaza de Mayo,
a la madre patria,
a las madres modernas,
a las madres de antes,
a la madre tierra,
a las madres solteras,
a las madres coraje,
a las madres sin hijos propios,
a las madres ejemplares y no ejemplares,
a la madre que todos llevamos dentro:
feliz día, felices semanas.

A todo lo que de madre hay en las madres,
al amor de madre,
al abrigo de madre,
a la inteligencia de madre,
a la comida de madre,
al remedio de madre,
al consuelo de madre,
al abrazo de madre:
feliz día, felices meses.

A las madres que se toman prestadas,
a las madres varones,
a las madres leonas,
a la alma máter,
a las madrazas,
a las madrastras,
a las matronas,
a las mamitas,
a las mamushcas,
a la Pachamama,
a la Madre Santa,
a la mamma mía,
a la vieja,
a las idishe mamele,
a las reinas madres,
a las embarazadas,
a las madres de varones, de niñas,
a las madres de adolescentes, de adultos,
a las madres abuelas,
a las mamás que miman,
a las mamás que luchan,
a las mamás que piensan,
a las mamás que escuchan,
a las mamás que hablan,
a las mamás cansadas:
feliz día, felices años.

A las madres que están,
a las madres que ya no están,
a las madres que van a seguir estando,
a las madres que de herencia nos dejaron un punto de vista sobre el mundo,
a las señoras madres,
a las madres presentes,
a las madres que no pudieron venir,
a las madres de algo,
a las madres de uno,
a las madres de muchos,
a las madres de todos,
a todas las madres:
feliz día. Felices semanas, meses, años.

Y sálvennos de que el mundo se desmadre.

Por Mex Urtizberea

Feliz día del Niñx!

Te mando
Te mando un gran abrazo,
dos estornudos cuatro toses
seis palmadas en la espalda
un piano volador, cinco bostezos
¿Anotaste?
Si no, no importa.
Te lo repito.

Te mando un te quiero.
Un siempre estaré
cuatro aquí estoy
cinco palmadas en tu hombro
un avión a ras del piso, un barco envuelto
un amor, un amor, un amor
que no te falte, ni que se deje atar.
No sé si coinciden las dos listas.
¿Anotaste?
No importa.

Luis Pescetti

Agua de Sol en Ludilau

La música, la poesía, la danza y los colores se fusionan en un concierto que abre las puertas y las ventanas para salir a jugar, crear e imaginar.

Agua de Sol en Ludilau
Agua de Sol en Ludilau

Conciertos didácticos en nivel inicial y primario. 
Animaciones artísticas. 
Idea, composición y dirección: María Sol Hermo (voz). 
Ezequiel Walter (guitarra)
Luciano Gasparini (percusión)
Julián Mezzano (bajo)

Agua de Sol en Ludilau
Agua de Sol en Ludilau

Las “buenas noches” de los chicos… y de los padres

A los chicos no les gusta irse a dormir.
¿Qué hacer cuando un niño no duerme durante el día?
¿Qué hacer cuando un niño se despierta muchas veces durante la noche?
¿Cómo hacer para que no duerma entre papá y mamá?
¿Qué hacer con un niño que tiene miedo de dormirse?
¿Cuántas horas tiene que dormir un niño para descansar bien?
¿Cómo enseñarle a dormir?
¿Cómo preparar a los niños para la hora de dormir?
Que duerman con muñecos, ¿ayuda?
Read more

Gatear es muy importante para el desarrollo del bebé: ¿Qué pasa si camina sin haber gateado?

Por Armando Bastida

A partir de los seis meses el consejo hacia los padres es bastante claro: que ya no le pongan gimnasios de esos en que los juguetes cuelgan y que tenga las cosas a su alrededor, en el suelo, para estimular el que él mismo se gire y trate de llegar a lo que le interese. Esto se dice precisamente para que el bebé empiece a conocer el suelo y empiece a reptar y luego gatear.

Gatear, porque se ha visto que es muy importante para su desarrollo (ahora os explicamos por qué). Ahora bien, hay bebés que no gatean, que dan sus primeros pasos sin haberlo hecho. ¿Qué pasa con ellos? ¿Cómo les afecta? Read more

Los niños y el lenguaje plástico visual en los primeros años

Seguramente, cuando un bebé de un año y medio hunde su mano en un trozo de masa con la que su mamá está haciendo empanadas, o cuando dibuja con el dedo sobre un vidrio empañado, nadie puede garantizar que será un artista.

Pero lo que sí podemos asegurar es que para llegar a ser algún día un escultor, un pintor o un dibujante habrá que comenzar garabateando, apilando cubos, amasando barro o pintando con los dedos. Read more

Hitos del desarrollo: HABLAR

El Habla

Desde el día mismo del nacimiento hay comunicación entre la madre y su bebé. La madre se comunica por el tacto, la mirada y la voz. En el cuidado físico, en el modo de ocuparse de él, la madre está expresando sus sentimientos hacia el niño, y esto constituye una experiencia psicológica para él. Las madres tienden instintivamente a hablar con sus bebés, no solamente porque ése es el modo habitual de comunicarse entre los adultos, sino también porque su voz salva la distancia. En los ratos en los que no tiene al bebé en sus brazos, su voz es para él como si siguiera teniéndolo cogido. Con frecuencia, la madre habla como si pusiera en palabras lo que el bebé está sintiendo en ese momento, o da nombre a lo que el bebé está mirando. Algunas madres utilizan la voz en este sentido más que otras pero en cualquier caso es vital hablar con el bebé durante la rutina diaria de ocuparse de él, para que se acostumbre a los sonidos y más tarde a las palabras. Read more